Sí. Eso es la educación.

TU BOMBEAS LOS HECHOS DIRECTAMENTE

Somos obligados a memorizar embotados miles de hechos sin sentido. Ellos deciden lo que tenemos que aprender y cómo lo hemos de hacer.

TU RESPONDES A TUS PREGUNTAS

Siempre tenemos que contestar a sus preguntas (durante los tests, ejercicios, deberes para casa, ejercicios simulados, exámenes), pero nunca preguntamos ante sus preguntas.

TU TOMAS LAS MENTES JÓVENES Y LAS DEFORMAS

Nos moldean para que pensemos igual, para que actuemos de la misma forma, para que vistamos idénticamente: para que seamos iguales. La autoridad y el miedo son utilizados para tenernos abajo, para achacar nuestra propia personalidad e ideas, para lograr que obedezcamos sin protesta y sin pensarlo.

NOS OBLIGAS A COMPETIR Y CONSIGUES QUE NOS ODIEMOS LOS UNOS A LOS OTROS

Dicen que tiene que suceder que tengamos que competir unos con otros. El conocimiento se convierte entonces en no sólo una posesión que no se compartirá con otro, sino que será guardado convirtiéndonos en gente mala que se aísla celosamente. ¿Comenzamos con los dictámenes de la escuela de nuestros amigos? (“Has obtenido solamente tres puntos” o “Tu nivel es cero” ja, ja, ja).

ES LA COMPETICIÓN PARA EXAMINARTE

SÍ. ESO ES LA EDUCACIÓN

Los exámenes son una interminable serie de obstáculos, una raza distinta destinada a adquirir una mejor posición a expensas de los que suspenden. Crean miedo y preocupaciones. El rígido vocabulario evita aprender mucho más y nos hace malgastar mucho nuestro tiempo. ¡Ellos gobiernan la totalidad de nuestra educación! Lo mismo sucede fuera de las puertas de las escuelas. El mundo exterior es justamente igual que la escuela. Por medio de sus periódicos, radio y publicidad (estamos todos en manos de unos pocos) forman nuestras mentes para que aceptemos sus valores. Justo igual que la escuela, el mundo exterior nos fuerza a que obedezcamos. ¡Sin impedir que nos controle sobre las decisiones que nos afectan!

En la escuela, como en todas partes, creemos que la autoridad debe ser atacada y cuestionada a todos los niveles. Pensamos que la educación se debe basar en la cooperación y no en la competición, en trabajar con la gente y no contra ella.

King Mob (1968)

Traducción: Pablo Argente

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario