Castellani: un niño suicida, tres viejos ausentes

7 de octubre de 2017.

Alejandro Castellani es invitado a exponer su última producción fotográfica.

La cita tiene lugar en una vieja casona del barrio de Almagro.

Rizoma, Ravachol, Artaud, imágenes con filo.

Aferrado con sus dos pequeñas manos al nudo de ahorcado que cuelga del techo, un niño suicida, abraza la muerte y rompe los límites del “marco”.

Un viejo, dos viejas, tres sillas vacías. La inobjetable fortaleza de “lo ausente”.

Antes en una alcantarilla que en un pedestal.

Las moscas son aliadas de la secta.

La fotografía se destruye para volverse interpelación y ruptura. Se destruye cuando es desmenuzada por el eventual interlocutor que decide transformarla en herramienta, en martillo, en arma.

El abolicionismo de la cultura represiva desprecia con fervor a todos aquellos que hablan del “arte” como si estuvieran hablando de la virgen maría. Un arte “puro”, “impoluto”, “inmaculado”, que no se “ensucia”, que no se mezcla con las problemáticas de su tiempo histórico. Un arte que busca el reconocimiento de aquellos pedantes autorizados a decir qué es y qué no es arte.

La creación artística desprovista de carga política subversiva es un paciente moribundo condenado a terapia intensiva perpetua.

***

El siguiente texto-manifiesto, surgido de la pluma de Alejandro Castellani, acompañó la materialización del referido evento:

Para terminar con los arte(sanos)

La enfermedad es un estado, la salud no es sino otro, más desagraciado, quiero decir más cobarde y más mezquino (Antonin Artaud)

Es necesario generar nuevas aperturas, espacio-temporales donde comiencen a circular aquellos discursos expresivos que se proponen romper con esta naturalizada y tan despreciable lógica que jerarquiza “el arte” -y al “artista”- y los destina a un pequeño reducto de iluminados.

Artistas por un lado. Espectadores por el otro.

Rol activo. Rol pasivo. Hasta la homosexualidad puede volverse norma.

Seres humanos de primera. Seres humanos de segunda.

“Ser creador” por un lado. “Ser creado” por el otro.

Jerarquía, verticalidad y castración.

Roles. Estigmas. Marcas. Etiquetas.

Quietud, previsibilidad y disciplina.

Orden racional = Mutilación de los cuerpos.

Definiciones. Definir. Poner fin.

Definiciones que enmarcan, que estructuran, que recortan

Y que arbitrariamente encierran para imponerse, intentando imprimirle rigidez a este incesante devenir mutante.

Definir es un acto de poder.

Es el acto de poder por excelencia.

No queremos definir. No queremos encerrar. No queremos circulaciones estáticas.

El oxímoron es un animal hermoso que habita las costas montañosas del áfrica septentrional.

La contradicción es un invento de Aristóteles.

Y Aristóteles odia tanto a los animales, como Dios odia a las mujeres y como Platón odia a los poetas.

Sentimos fascinación por los monstruos y un profundo desprecio por los iluminados.

LTF. Abolicionismo de la cultura represiva.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario