Cómo ser un buen psicótico

  • No seas un varón joven, sin estudios superiores o sin recursos económicos
  • No vayas a la cita con el psiquiatra con ropa que te identifique con alguna tribu urbana.
  • Si te preguntan si escuchas voces, responde “sí, la tuya”, y nunca respondas “¿tú también has escuchado eso?”
  • Negá que tu madre te haya querido demasiado, o que te insistiese mucho en el uso del orinal.
  • No tengas ni menciones cualquier aspecto espiritual de tu vida, o si tienes que ser religioso, que sea de la manera más moderada posible, y jamás lleves contigo una biblia. No le cuentes a nadie que escuchas la voz de dios, a menos que sea la del dios que aprueba el Estado. Tampoco le digas a tu psiquiatra que ya no necesitas seguir viéndole porque te han hecho un exorcismo.
  • No te quedes mirando fijamente a tu psiquiatra/psicólogo, pero mantén el contacto visual.
  • Sé un buen actor.
  • Si sos mujer, no te vistas de negro ni de rojo, ve siempre bien peinada, no te afeites la cabeza o lleves el pelo demasiado corto, maquíllate pero no mucho, nunca lleves churretones de maquillaje ni manchas en la ropa.
  • Si sos hombre, no te dejes la barba como la de Jesucristo (incluso aunque seas Jesucristo).
  • No quemes tu casa (este es un consejo bastante bueno en general).

 

Cómo cambiar de diagnóstico

Como probablemente te van a poner algún tipo de diagnóstico, es importante no olvidar que el que te adjudiquen va a depender de lo que le cuentes al psiquiatra.

  • Si preferís bipolar, deja caer que has pasado largos periodos de tiempo de bajón.
  • Si sospechas que te van a diagnosticar de Trastorno Límite la Personalidad (TLP), intenta conseguir en su lugar uno de bipolar.
  • Para las mujeres: no se enfurezcan o serán diagnosticadas de TLP (recuerden que las alucinaciones reales son de lunes a viernes y las pseudo alucinaciones los sábados y domingos).
  • Si te dicen que soss demasiado inteligente para tener psicosis, prepárate para recibir un diagnóstico de trastorno orgánico.

Qué hacer y qué no hacer para ser un buen psicótico.

  • No hables con otros sobre tus experiencias. Esto podría llevarte al tipo de insights o de solidaridad que la psiquiatría se encarga de prevenir.
  • Si perteneces a una etnia minoritaria, eres joven y tienes un diagnóstico de psicosis, HACÉ TODO LO POSIBLE para evitar ser detenido por la policía. Tu vida puede depender de ello.
  • Todos tus problemas físicos están, por supuesto, en tu imaginación, especialmente si tienen que ver con la medicación que tomas. Nunca digas que tus síntomas podrían ser cáncer, y si tienes cáncer, tené en cuenta que el oncólogo va a tener que comprobarlo personalmente.
  • No tengas ningún tic nervioso en ninguna parte de tu cuerpo, especialmente en la cara.
  • Si te preguntan por los efectos secundarios y no podes fingir que no tenes ninguno, decí que merecen la pena en comparación con los beneficios que te aporta la medicación.
  • Para demostrar que tenes capacidad para pensar, mostrate de acuerdo con todo lo que se diga y se haga en relación a tu medicación.
  • Decí que lamentas mucho haber tomado muchos tripis o haber fumado porro, incluso aunque nunca lo hayas hecho.
  • Si sos mujer, decí que queres casarte y tener hijos cuando te recuperes. Pero si tenes hijos menores de 18 años, ESCÓNDELOS.
  • Agradece a la enfermera que te pincha la medicación inyectable y alaba lo bien que lo hace.
  • Si estás tutelado, no pretendas formar parte de las decisiones importantes de tu vida
  • Si la inyección te deja noqueado el resto del día, ponete el despertador para darle las buenas noches a tu familia, para que crean que has estado despierto todo ese tiempo.
  • Nunca defiendas teorías conspiratorias, ni hables de organismos estatales, física cuántica, viajes en el tiempo o dimensiones múltiples. Eso sí, asegúrate de saber quién es el presidente
  • No aludas a los intereses ocultos del Gobierno, las grandes multinacionales o la Monarquía.
  • Nunca hables de lo que sentís sobre que haya personas horribles en el Parlamento tomando decisiones sobre tu vida, y que salga por la tele, la radio o las redes sociales.
  • No hables de la injusticia y del desamparo, sobre todo si dormís en tu coche.
  • Si no tenes casa, da gracias por la medicación y la terapia y no pidas tener una casa.
  • No insistas en que los del PP te quieren muerto.
  • NADIE TE ESTÁ PERSIGUIENDO, ¿OK?
  • Si sos hombre, no te enfurezcas ni hables de que te sale leche de las tetillas
  • Si fumas, ponete parches de nicotina para las citas médicas y nunca hagas referencia a los efectos secundarios extrapiramidales.
  • Decile al equipo que te atiende que cuando estés mejor queres trabajar de jardinero o en una cadena de montaje en un centro especial de empleo, o  dedicarte a dar charlas sobre recuperación a nivel internacional.
  • Decí que qui¿eres formar parte del porcentaje de personas que vuelven a tener un empleo o que retoman sus estudios, e intentá que tu familia y/o pareja te apoyen económicamente, para que tu plan parezca lo suficientemente sólido.
  • Nunca te quejes de estar sufriendo abusos o siendo acosada, aunque te esté sucediendo, ni hables de la mierda de tratamiento que dan en el sistema de salud.
  • Mantén tu pasión por la música heavy.
  • Olvídate de entrar en programas de atención temprana si tienes más de 25 años, has estado psicótico antes, o no quieres conseguir un trabajo, ¿o es que quieres arruinar sus resultados?
  • Di que te encanta cuidar de las plantas y cocinar.
  • No escribas en las paredes o dañes la habitación de aislamiento.
  • No preguntes a los profesionales si te están echando algo en la comida o poniéndote haloperidol en el zumo.
  • Recuerda asentir enérgicamente cuando escuches a los profesionales de salud mental hablar sobre cómo la clorpromazina permitió que los locos salieran de los manicomios.
  • No hables demasiado rápido. No hables demasiado lento. Muéstrate de acuerdo con cualquier cosa que se diga. Hablá únicamente de lo bondadosa y generosa que es la gente con vos. Sonreí.
  • No hagas mucho de nada: hablar, gritar, estarte callado, compartir una realidad alternativa, sentirte paranoico, etc. Si el equipo que te atiende te parece perverso y demoníaco, cállatelo.
  • No tengas un hacha o una taladradora, y si se produce un homicidio en tu ciudad, asegúrate de hacerte una remera que diga ”no fui yo”.
  • No vayas a urgencias en el coche de la policía.
  • Seguí siempre los consejos de tu psiquiatra y nunca te hagas amigo de otros psicóticos (ellos tienen sus propios problemas).
  • Recuerda que las bebidas calientes, los paseos, los libros para colorear y el macramé SIEMPRE evitan las crisis.
  • Podes expresar tu opinión sobre los psiquiatras rusos estalinistas en clase de historia, pero nunca digas lo que piensas sobre el sistema de salud mental.
  • NUNCA digas que la genética es eugenesia (y si sos hombre, nunca digas que la disfunción eréctil iatrogénica es una castración química).
  • Dormí SIEMPRE en la bañera, tal como te recomienda tu terapeuta ocupacional
  • Anda a domrir a la hora que te diga tu terapeuta ocupacional.
  • Nunca vayas desnudo a la cita con el médico, aunque te lo haya pedido el mismo presidente
  • RECORDÁ: voces fuera de la cabeza = psicosis, voces dentro de la cabeza = no son voces reales. Nunca afirmes que las personas con diagnóstico, incluida la psicosis, escuchan voces tanto fuera como dentro de la cabeza.
  • MUJERES: no vistan rojo o negro, peinen siempre su pelo, no se rapen o lo lleven muy corto, lleven maquillaje pero no mucho, pero si están en crisis, no lleven maquillaje o significará que lo están fingiendo (está pendiente de publicación el libro de Janssen con consejos de maquillaje).
  • Cuando tengas un cuchillo en la mano, asegúrate de cortar un pedazo de torta enseguida, para evitar que la gente de alrededor comience a gritar que hay un loco suelto.
  • Nunca menciones el trabajo de Joanna Moncrieff a tu psiquiatra ni la terapia cognitivo-conductual a tu psicólogo.

 

Gestionar a tu equipo de salud mental

  • ELIMINÁ el sarcasmo de tu repertorio comunicativo (vamos a entrar en un programa de protección de testigos tras la publicación de este panfleto).
  • Si apoyas la diversidad y pensas que las diferencias no deberían ser factores de discriminación, ABANDONA ESA CREENCIA, porque empujará a los trabajadores de salud mental a defender con ahínco su sistema fijo de creencias delirantes y a prescribir más y más medicación hasta que se sientan mejor.
  • Si queres tomar Abilify pero no tienes sobrepeso, PONETE un traje de obeso en la próxima cita con el psiquiatra.
  • NO INTENTES explicar cómo has llegado hasta aquí ni utilices metáforas para describir tus experiencias internas al personal del hospital. Recordá, si pueden entenderte eres tratable, y si no pueden entenderte, estás enfermo.
  • No te rías a menos que un profesional lo haga primero -entonces podrás reirte, pero tampoco mucho-. Sólo los profesionales saben qué es divertido, pero no sonreir nunca es un síntoma negativo.
  • HACELES SABER a los profesionales que eres sensible y te estresas fácilmente.
  • NO les digas a los profesionales que se calmen cuando decidas no tomar la medicación.
  • NO TE OLVIDES de que los profesionales de salud mental se asustan fácilmente de las emociones. Probablemente por eso se dedican a la salud mental.
  • NUNCA prevengas al personal de un genocidio neonazi inminente, y no se lo cuentes a la policía: les darás ideas.
  • NO SE TE OCURRA sugerir que la psiquiatría es solo el peón de un juego más grande. No menciones que en el futuro la gente verá tu punto de vista como profético.
  • NO le ofrezcas a tu profesional de la salud mental dialogar con las voces.
  • No escribas artículos.

 

Y RECUERDA

  • No sos el mesías, sos un chico malo.
  • La rehabilitación psicosocial es estupenda, ¿quién dijo que el cuidado en la comunidad se había acabado?
  • Por mucho que quieras demostrar tu recuperación, tu vida no es un anuncio de toallitas: no lleves pantalones ajustados ni vayas en patines a tu cita con el psiquiatra.
  • Repetí conmigo: la psiquiatría ha cambiado mucho desde la reforma, y cada edición del DSM es mejor que la anterior

 

Texto publicado por el grupo de sobrevivientes al sistema de salud “Recovery in the bin” (Recuperación a la basura)

Traducción adaptada de Mad In America

Fotografía: Pau Buscato

Sé el primero en comentar

Deja un comentario