Pensemos y cuestionemos

Cuando desde el Poder Judicial los jueces nos dicen que las leyes son perfectas, que sirven para defendernos y hacernos libres, y que por lo tanto debemos cumplirlas, PENSEMOS Y CUESTIONEMOS, porque sabemos que los únicos realmente libres son los mismos de siempre: los monopolizadores de riqueza y poder, los que inventan las leyes, los que siempre benefician sus posiciones dominantes, las que les dan la libertad absoluta de destruir toda la tierra y explotar a todos los seres vivientes hasta la muerte, porque esas leyes, que son supuestamente perfectas, sólo aplican para los que menos tienen, los mas vulnerables, los que en definitiva son los únicos que sienten su rigor y generalmente acaban pudriéndose en las cárceles.

Cuando desde la escuela, a partir de nuestra edad mas temprana nos hablan de “subordinación, disciplina, patria, obediencia, respeto reverencial al superior, silencio, orden, sacrificio” y te inculcan lo fundamental de aprobar los exámenes y que el fin ultimo de la educación es alcanzar el, tan anhelado por todos, titulo PENSEMOS Y CUESTIONEMOS, porque esto es sólo preparación y disciplinamiento para insertarte en un mundo deshumanizado en donde sólo sirve competir. Porque para servir tenés que ser el mejor. Si no no servís. Y si para ser el numero uno, hay que hacer mierda al compañero que siempre estuvo a tu lado, hay que hacerlo. Es justo y necesario.

Cuando desde el Poder Político nos dicen que “la Democracia es perfecta, la democracia es igualdad” PENSEMOS Y CUESTIONEMOS porque desde siempre , desde que se instauró ese sistema y hasta nuestros días, esos mismos políticos nos viven cagando por igual. Sean de Derecha, Izquierda, centro, o cualquier otra orientación, partido o color.

O cuando desde ese mismo Poder Político nos dicen que hay que sacrificarse por el trabajo, así sea hacinados en galpones/cárceles/fabricas con horarios interminables y en condiciones de superexplotacion porque “el Trabajo libera o el Trabajo dignifica” PENSEMOS Y CUESTIONEMOS y jamas olvidemos que en los galpones/cárceles/fabricas que fueron los campos de exterminio nazi, lugares en donde entraban millones de personas que sólo salían convertidos en cenizas por chimeneas, decían exactamente lo mismo.

Cuando desde la Iglesia nos dicen que “Dios es vida y Dios es Amor” PENSEMOS Y CUESTIONEMOS en y a los miles de curas pedófilos que, a lo largo y ancho de todo el mundo amparados en la institución a la que representan y que los protege, son los encargados de reproducir continuamente ese discurso. Y también en lo repugnante que es el amor de un siervo a su amo. O en las mentiras que nos dicen en los patéticos rituales soporíferos que conocemos como misa. O en la sangre derramada de millones de personas a lo largo de la historia de la humanidad en el nombre de ese Dios sanguinario que se disfraza de maestra jardinera.

O cuando esa misma Iglesia nos dice “Honremos la vida, porque la vida es Dios, la vida es sagrada” PENSEMOS Y CUESTIONEMOS porque en esta sociedad en donde nos encontramos inmersos lo único realmente sagrado es la propiedad privada de los ricos y poderosos con todos sus privilegios, los que siempre han sido celosamente custodiados por gigantescos ejércitos militares, policiales y parapoliciales.

Y cuando desde todos los sectores a los que nosotros cuestionamos, pero ellos sin pensar, critican nuestra Militancia  Poética como una “perdida de tiempo posmoderna” o la ven como “una pasión inútil, estéril y confusa” o dicen que la poesía es sólo “una ingenua abstracción flotante”

Pienso y Cuestiono con toda mi fuerza. Porque están ciegos. Tanto que no pueden ver que en mi cerebro y en mis manos tengo el dispositivo para hacer detonar la bomba que destruirá en miles de pedazos todas las cárceles existentes en el mundo. Las de hierro y cemento. Pero también las otras. Las cárceles mentales cuya explosión hará que se unan en un mazacote repugnante los restos de barrotes retorcidos, escombros y cuerpos mutilados. Tripas y mierda de curas. Policías represores, jueces y políticos atornillados en su cargo y burócratas pestilentes. Lacras que ya no podrán seguir succionando la vida de tantas victimas del sistema.

Pero ademas, desconocen que con la poesía me rió a carcajadas hasta terminar vomitándoles en la cara de ojete de todos ustedes, a los que detesto y combato. A ustedes que no pueden entender ni creer que sea posible tanta irreverencia, tanta sublevación, tanta insolencia, tanta falta de respeto. A ustedes y a vos. Y a tu puto orden de vida mediocre. A ustedes y a vos y a tu puto orden de vida aburrida y claramente predecible. A tu puta vida de mierda. Esa vida sin sorpresas, sin oscuridades, sin sabores. Esa vida inmaculada para la que te prepararon desde que eras un pichón de burócrata. Si. Un burocratito sin conciencia de muerte.

Walter Melián

LTF. Abolicionismo de la cultura represiva

Fotografía  original: Eikoh Hosoe

Sé el primero en comentar

Deja un comentario