El capitalismo es un círculo vicioso

El capitalismo es un círculo vicioso.

El sudor y la sangre de la gente es utilizada y explotada. Nos hacen producir mierda… nos dan migajas mientras su clase se llena los bolsillos con enormes beneficios… la clase dominante…

Luego, nos quitamos el mono de trabajo, limpiamos la mierda de nuestras caras y cogemos el aburrido autobús o tren a casa, de repente nos transforman en consumidores. En otras palabras, cuando no estamos trabajando nos obligan a comprar… la misma mierda que produjimos. El mismo miserable sueldo que nos dieron nos obligan a gastarlo en comida basura, en máquinas diseñadas para estropearse, y en casas que sabemos parecen prisiones, se sienten como prisiones.

Prisiones que ayudan a construir. Y pagar (más específicamente prometimos pagar en los próximos 20 años que vienen porque nunca tuvimos suficiente dinero para pagar una casa, o un coche, o lo que sea –ellos tienen que explotarnos más aún haciéndonos pagar intereses-). Construimos las cárceles y luego las habitamos. Producimos mierda y luego nos la comemos.

Productores de mierda, consumidores de mierda.

NO SOMOS NINGUNA VANGUARDIA, ni pretendemos dirigir ni representar a nadie más que a nosotros mismos en nuestra resistencia a la arrogancia del actual gobierno y la miseria, frustración y desesperación creada por sus políticas interesadas e inhumanas. Sencillamente es que nosotros como individuos estamos llegando a los límites de nuestra tolerancia. Nos consideramos una expresión de cólera, la resistencia y la esperanza creada por el inminente fracaso de esta sociedad que se está polarizando rápidamente.

EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS hemos operado principalmente en Francia, Italia, España, Alemania y Norteamérica, y hemos adquirido nuevas técnicas, conocimientos, personal y acceso a fuentes de información. Las más recientes acciones de Action Directe indican la estrategia y las tácticas de deberíamos emplear. Como antes, no habrá ningún “terror sin sentido”, ninguna muerte, ningún secuestro, ninguna toma de rehenes inocentes. No tenemos nada en común con las tácticas o políticas de la RAF (Fracción del Ejército Rojo) –en Alemania-, las Brigadas Rojas –italianas-, la OLP –Organización para la Liberación de Palestina- o cualquier otro grupo autoritario dedicado a una lucha por el poder o el control del Estado a costa del hombre y de la mujer en la calle. La revolución social no se constituirá sobre los cadáveres de los viejos gobernantes o de sus funcionarios; solo se podrá construir por la gente que tome el control de sus propias vidas, haciendo valer su independencia, su rechazo al Estado, de la política, del poder, de las formas de vidas autoritarias y los valores competitivos del consumismo que nos son impuestos desde que nacemos hasta que morimos.

A la hora de combatir estos males también tenemos aspiraciones positivas. Deseamos una sociedad autogestionada como la única base sobre la que podemos construir un mundo más justo, equitativo y libertario para nosotros mismos y nuestros hijos. El poder aumentado del Estado, las políticas de enfrentamiento del gobierno de Thatcher, el deterioro de la libre negociación colectiva y el consenso de la vida cotidiana, la cada vez mayor exclusión de la gente de los procesos de tomas de decisiones, etc., indican una única línea de actuación. Tenemos que rechazar y resistir esta inexorable erosión de nuestra humanidad y esperanzas.

CON CUALQUIER MEDIO A NUESTRA DISPOSICIÓN.
SABEMOS LO QUE VAMOS A HACER, ¿Y TU?

THE ANGRY BRIGADE II (IRSM)
La brigada de la cólera fue un grupo de acción armada que actuó en Inglaterra desde finales de 1960 hasta su desarticulación en 1984.

Fotografía original: Nobuyoshi Araki

LTF. Abolicionismo de la Cultura Represiva

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario