El padre, la madre, el hijo, la hija

El padre se ha colgado

en el lugar del péndulo.

La madre está muda.

La hija está muda.

El hijo está mudo.

Los tres siguen

el tic tac del padre.

La madre es aire.

El padre vuela a través de la madre.

El hijo es uno de los cuervos

de la plaza San Marcos de Venecia.

La hija es una paloma mensajera.

La hija es dulce.

El padre come a la hija.

La madre corta al padre en dos

come una mitad

y ofrece la otra a su hijo.

El hijo es una coma.

La hija no tiene cola ni cabeza.

La madre es un huevo espoleado.

De la boca del padre

penden colas de palabras.

El hijo es una pala rota.

Por eso el padre se ve obligado

a trabajar la tierra

con la lengua.

La madre sigue el ejemplo de Cristóbal Colón.

Camina sobre sus manos desnudas

y atrapa con sus pies desnudos

un huevo de aire tras otro.

La hija repara el desgaste de un eco.

La madre es un cielo gris

y abajo muy abajo se arrastra

un padre de papel secante

cubierto de manchas de tinta.

El hijo es una nube.

Cuando llora llueve.

La hija es una lágrima imberbe.

Jean Arp (El velero en el bosque, 1957)

Traducción: Aldo Pellegrini

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario