El relámpago

¡El trabajo humano! explosión que ilumina mi abismo de vez en cuando.
“Nada es vanidad; ¡hacia la ciencia, y adelante!”, grita el Eclesiastés moderno, es decir Todo el mundo. Y sin embargo los cadáveres de los malvados y de los holgazanes caen sobre el corazón de los demás… ¡Ah! rápido, un poco rápido; allá lejos, más allá de la noche, esas recompensas futuras, eternas… ¿las eludiremos?
-¿Qué puedo hacer yo? Conozco el trabajo; y la ciencia es demasiado lenta. Galopa la plegaria y la luz brama… bien lo veo. Es demasiado sencillo, y hace demasiado calor; prescindirán de mí. Tengo mi deber, pero me enorgullecería como muchos, dejándolo a un lado.
He malgastado mi vida. ¡Vamos! Finjamos, holgazaneemos, ¡oh piedad! Y existiremos divirtiéndonos, soñando amores monstruosos y universos fantásticos, quejándonos y combatiendo las apariencias del mundo, saltimbanqui, mendigo, artista, bandido, – ¡sacerdote! En mi cama de hospital, el olor a incienso me volvió con tanta intensidad; guardián de los aromas sagrados, confesor, mártir…
Reconozco en todo esto la sucia educación de mi infancia. ¡Y qué!… Andar mis veinte años, si los otros andan veinte años…
¡No! ¡No! ¡Ahora me rebelo contra la muerte! El trabajo resulta excesivamente liviano para mi orgullo: mi traición al mundo significaría un suplicio demasiado breve. A último momento, atacaría a diestra y siniestra…
Entonces, -¡oh!- pobre alma mía, ¡la eternidad no se habría perdido para nosotros!

Arthur Rimbaud (Una temporada en el infierno, 1873)

Traducción: Oliverio Girondo y Enrique Molina

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario