Espuma de poliuretano (Informe Anual)

Una sombra en tu meñique.

Un supermercado abierto las veinticuatro horas.

Una  uña encarnada en primer plano y un fotógrafo que sueña con un golpe de suerte.

Escribir por encargo.

Desayunar mate cocido sin facturas.

La soledad del avestruz en el exilio.

El rubro número cuarenta y cinco de los avisos clasificados.

Un programa de televisión repetido por vigésima vez en cuatro días.

La primera menstruación de las luciérnagas.

El paso cansino de los alces rengos.

El trámite jubilatorio de un fumador arrepentido.

La robótica efeméride de la tormenta que pasó.

El día después de la primera comunión.

La rutina desafiante del amnésico.

La neurona retardada de los que ignoran la muerte.

Un perfume de regalo en tu cumpleaños.

La tertulia de un banquero con un santo.

La lapidaria rectitud de una autopista.

La inverosímil carcajada de un gusano.

Todo, absolutamente todo, es más interesante que tus absurdas campañas por los “derechos humanos” de los encerrados del mundo, que tus conferencias de prensa, que tus estadísticas, que el retrato de tu hijo custodiando tu escritorio, que tu colección de fotocopias, que tu secretaria, que tu  falso prestigio, que tu burocracia culposa, que tu cola de paja, que tu paradójica obsesión por pertenecer al monstruo, que tus ocho horas, que tu gran salario, que morir en vida para ir a contarle a los muertos, en su propio cara, en su propia tumba, lo muy muertos que están.

Maxi Postay (La humedad de los ombligos, Ediciones Aula 28)

LTF. Abolicionismo de la cultura represiva.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario