Huelga de hambre

Los coleccionistas de alambres huérfanos.
La amante (simulada) colocando su cabeza en el horno (para mantener el fuego).
El vómito taciturno de un bebe recién nacido. Recién muerto.
La pezuña del perro atornillada en la nuca de su adiestrador.

La poesía como náusea.
La poesía como identidad.
La poesía como gerundio colectivo.

Los tritonos que despiden olor a herejía.
La caída cinematográfica de los ahorcados con la lengua.
La obligación sublimación tergiversación transversalización resurrección transformación disección ebullición de todo lo impuesto.
La mirada paciente de una azafata ajedrecista, a punto de inmolarse
y las espinas voluntarias que flagelan los hocicos de los imbéciles…

Julia Rodríguez

Fotografía original: Maxi Postay

LTF. Abolicionismo de la cultura represiva.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario