La palabra encarnada

La Palabra Encarnada
Autor: Alejandro Castellani
Editorial: Ediciones Aula 28
ISBN: 978-987-778-231-8
Formato: 14 x 19,5
Páginas: 64
Fotografías: Alejandro Castellani
Diseños de tapas: Alejandro Castellani
Fecha de publicación: noviembre de 2018
Precio de venta: $ 200

La Palabra Encarnada es el primer libro de Alejandro Castellani.
Fotografía y texto se entreveran, y le otorgan, al devenir de la obra, una intensa frecuencia rítmica.
Un libro negro, profundo y oscuro.
Un libro irreverente, corrosivo e irremediable.
Un libro apóstata y puteador.
Un libro profundamente inmoral.
Una blasfemia ininterrumpida.
Un libro que se burla de la autoridad y de todo aquello que lleve el signo de lo sagrado.
Un libro que le manda una carta al Papa Francisco, y no precisamente para felicitarlo.
Desnudar, insultar y degradar a Dios son algunos de los gustos que el lector podrá darse al transitar estas páginas.
La Palabra Encarnada materializa el insondable desprecio que el autor siente por el Creador y todas sus manifestaciones culturales.

Una lanza que se ensarta en el cuerpo de un mundo que transita la pasividad obediente.
Ya no hay corral, pero aun así las ovejas se empecinan con formar el rebaño.
En la naturalización de la obediencia, el pastor deviene imprescindible.

Un grito al devenir inerte, al oleaje masivo de robóticos cuerpos anestesiados.

Corromper. Incomodar. Perturbar. Subvertir. Verbos que motorizan toda la obra.

El placer, con toda su belleza en la transgresión, domina la escena central cuando el cuerpo de la autoridad queda reducido a mero objeto/fetiche de satisfacción. Darle placer a quien odia el placer.
La antinomia “El Crucificado vs Dionisio” se invierte por un instante y el dios de los fluidos, la duda y el cuerpo se impone, burlándose de toda prepotencia autoritaria.
Juego, burla y placer. Tres elementos que se apoyan entre sí en constante interacción.

La Palabra Encarnada es un libro escrito desde la vibración del cuerpo. Impronta que el autor deja bien en claro desde el principio, cuando dice: “… escribiré hasta que sea mi piel la que constituya la tinta donde imprimo estas palabras”.
Un libro que incinera altares.
Un libro metáfora. Un libro maldito. Un libro soberbio. Un libro que reniega de ser libro. Que reniega del lugar que le ha sido asignado y por eso se reinventa a cada instante y adopta la forma de hacha, martillo, trituradora…

La Palabra Encarnada es un libro-herramienta. Un libro que se sentirá más a gusto en el garaje, junto a las herramientas de la casa, que en una estanca biblioteca amurada a la pared.

 

LTF Abolicionismo de la Cultura Represiva