La serpiente que bebía hidromiel

Akenaton y los fantasmas del cono naranja vs. las ninfas entonadas

A toda velocidad se dirigen hacia las luces rojas fosforescentes, los fantasmas del cono naranja y Akenatón, quien con una voz ronca exclama:

– ¡AAABRAN! ¡Todos ustedes! ¡Asquerosos e impuros! AABRAN!
Vengo a traerles la verdad, el disco de oro, el disco de sol que brillará en todo el universo-universal-uni todo, bien lejos de Tebas y sin ustedes.
¡Abran y contemplen el conocimiento!
¡Rayo loco veintidós revertido al cuadrado de los 30.000 de una hermosa herencia! ¡Supremacía y Ni-Ni!
Paganos, desfile de espantapájaros, no veo la hora de que nada quede de ustedes…
Autos y vistos. Y considerando… Se resuelve que me abran. ¡Ahora!

La ola polar ya llegó. Hace frio. El ruido del viento y las ojas de los árboles son el escenario fuera de las luces rojas. Dentro de ellas, surge la respuesta hacia Akenatón…

– Sh Sh Sh Pará. ¿Otra vez? ¿Quién anda ahí? ¿Otra vez con lo mismo? Barrilete cósmico, anda a dormir.
Ah no para, hoy vino con los conos.
¡Ya te dijimos! En esta vida no queremos gente que nos diga lo que es verdad y lo que es mentira, ¡Oligarcas fundamentalistas del látex lubricado! ¡Aguafiestas!
Oh… No pares Dionisio.
No necesitamos que vengas a matarnos.
Que creas que todo el planeta, nosotras, las flores, los árboles, el cielo y las estrellas son creaciones de Atón no te convierte en el amo de la verdad, porque no existe la verdad.
Tu verdad – Mi verdad – la verdad de ellas – La verdad de tu vieja. ¡Tu vieja!

La respuesta es contundente, pero Akenatón insiste…

-¡BASTA! ¡Abran ahora! Vengo del reino de la sabiduría, de la seguridad, de la tranquilidad y la falta de nerviosismo.

Enseguida y sin chistar, las luces rojas fosforescentes vuelven a retrucar:

-¿De dónde? ¿De dónde es tu esencia? ¿Qué es tu esencia? ¿De dónde saliste?
¿Acaso saliste de adentro de una caja de pandora de tulipanes con fecha de vencimiento, que no se puede guardar en la billetera? ¿O te ha parido un espécimen lleno de fluidos, latidos y sangre que luego vas a concebir como tu patrona?
Esa, si, la misma patrona que luego, te va a apuntar con un dedo cuando te masturbes por primera vez y veas que no solo sale pis de ahí.
Y no busques, no lo hagas, porque eso no esta en “Biología para pensar – Editorial Kapeluz”
¡Y No le preguntes a Urano como lo hizo!
Oh, Gea, gracias por darme este gran placer de poder entrar en el seno de mi concepción y ver de que color son tus partes mas profundas.
Verde, Azul y Rojo.
Rojo, “el color de la pasión” pff pff. Nota al pie 597 de la revista “Parati”

Akenatón se está dando cuenta de qué se trata. Las luces rojas en realidad son las ninfas entonadas del valle del rio Limay. Esas ninfas que son vistas por toda la sociedad como las putas del barrio. El mal ejemplo para una “sociedad” y el “Deber ser”. Akenaton y sus mulos, insisten:

-Ahhhh. Ya estamos cansados! Los vamos a eliminar!
¡Sos lo que serás o serás abogado! La jerarquía constitucional imperativa-pétrea-cuadrada al cubo con 129 artículos. ¡Vamos conos, derriben esa puerta! ¡Repriman! ¡Avancen! ¡Contengan! ¡Apártenlos de nuestro camino! ¡Encierren! ¡Ahora!
Rayo loco veintidós, Rayo loco veintidós, garrote legitimado de color blanco.

El principio de legalidad, acecha. Las demandas judiciales se acercan. Los fiscales ya desayunaron. Todo esta listo para la masacre, pero ellas jamas van a ceder:

-Oh, Cuidado chicas! Van a derribarnos la puerta! ¡Nos van a Reprimir!
Oh, Claus Roxin, mi distinguido colega, dos mil paginas por tomo y no pudiste entender que la contención, la pena, ¡trae una inevitable descontencion explosiva! ¡Maldito autor de la teoría del incremento del riesgo!
La misma descontención que se genera por el placer contenido por Dios, EL PLACER CONTENIDO POR DIOS, por Dios, por Dios, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, de los siglos, de los siglos, ¡AMEN!
¡Dios! Si ¡Dios! Él es el creador de la actividad catalogada como “Polución Nocturna” por los de guardapolvo blanco, ¿Y Florencia de la V? ¿Le va a tener miedo a la polución nocturna? Flor, ¡te queremos!
¡No te vayas, Calisto invertida-siglo XXI, ahora venía la mejor parte!
Contención seguida de descontencion descontrolada para luego ser controlada, catalogada como políticamente incorrecta, producida por la política, políticamente correcta. Que increíble eres mi querido Charly Creus.
Oh Dionisio, cambiemos de posición.
Oh querida construcción positivista, que pobre que eres. Oh, Complejo de Edipo, ¿qué has hecho con la figura paterna-materna-imperiosa de los hermanos Schocklender? Oh Freud, que agradable sujeto. ¡Hace un mapa del pene, explícanos por qué está entre las piernas y porqué las mujeres le tienen envidia!
¿Chicas le tienen envidia? ¿Quien dice eso? Oh, momento, cita de autor: Te alabamos señor.

El monoteísmo sabe lo que estaba pasando dentro de las luces. La orgia entre las ninfas y diversos personajes, era evidente, por eso, Akenaton y sus esclavos naranjas pronuncian:

-¡Silencio! Sucias asquerosas, sucios repugnantes no las necesito y no los necesito y no los necesito, y no los necesito, ¡no existen!
Yo puedo hacer lo que quiera con ustedes, y lo que menos quiero es eso que pretenden. Nada de lo que hacen tiene lógica.
La lógica es el amor por la patria, la libertad, ¡todo eso tiene lógica!
“Oíd mortales el grito sagrado, libertad, libertad libertad”

Las ninfas, le contestan nuevamente:

-Uff, “No existís” que buen argumento. Buenísimo. Lo mismo nos dijo ayer Constantino y ese tal Martin de Braga.
No podemos intercambiar si no hay nada que brindar, hablar con vos es al pedo. Anímate. ¡No sabes de lo que te perdés! Subite al ring, anímate de una vez que no damos golpes bajos.
Y la “lógica”, Ahh… ¡Popper, Kuhn, Merton! ¡Como viven de esa manera! El paradigma y “p” entonces “q” y dos más dos son cuatro.
Esa lógica lineal es la misma que te lleva a decir que Anahí no existe mientras te masturbas mirando la flor del ceibo. ¡Anahí, perdónalos!
Esa logica es la misma lógica del erotismo de la revista Hombre: ¡Sos un impotente extremadamente seguro de la seguridad!
Oh, Venus, llámalo a Hefesto que venga. ¿Por qué no lo llaman? ¡Hefesto, aunque no aparezcas en esas revistas, nosotros te queremos igual! ¡lindo!
Venus, déjalo, ya se le va a pasar, ya se le va pasar.
¿Acaso no ves, vos el del disco de oro, único e inigualable, que tener tanta seguridad encima, te hace sentir desprotegido y te pone nervioso? Te fuiste de Tebas, abandonaste. No pudiste. No podes.
Ah y ojo, acá a vuelta está el pabellón 4, ¡tené cuidado, que ir preso en tu cubo, en tu lógica marciana, tiene lógica! La misma lógica de la libertad. La libertad. Si, esa libertad que nunca tenemos y no vamos a tener porque el contrato lo firmó magoya hace mucho tiempo. Ya no podemos hacer nada. ¿O podemos?
Oggi, podemos? Claro que podemos. Pero mientras tanto, charlemos con este fenómeno.
¡Beccaria, querido, sos igual que Constantino! ¿Son primos? Querido principio de legalidad del siglo XVII, eres injusto e innecesario.
Oh, Rene Descartes, embrión de la explotación. Si supieras que tu emancipación fue una de las bases de la explotación moderna de oficina, explotación moderna-no moderna del garrote burgués del siglo XVIII, explotación moderna omnipresente en ese diario que la gente compra todos los días ¿Cómo pueden soportar semejante tortura? Titulares amarillos por doquier, me están poniendo fosforescente los ojos, me están cegando, oh por qué has hecho esto con nosotros torre Eiffel, sos un impostor.

Duro golpe. Mike Tyson ya se tragó la oreja y Holyfield ya está llorando. Con el caballo cansado, Akenaton retruca:

-¡Paren! ¿Qué están diciendo? No ven que nunca, así nunca, van a poder formar algo serio, tener una vida seria, proyectos, una familia, casarse, vivir en paz. Sacrifíquense por tener una vida digna.

Y enseguida recibe una instantánea respuesta, tan rápido como tarda en despacharse un amparo en un juzgado. ¡Tráguense su propia mierda!

-Oh, una vida seria. Una familia.
Oh Dionisio, por favor no pares en este momento, y llamá a Lilith, ¡urgente!
¡Oh, Oh!
Afrodita ya que estás acá, “te lo pedimos, te lo rogamos, te alabamos señor”: No dejes caer las futuras generaciones generadas no-degeneradas en la tergiversación del concepto del amor. No, No y NO! No dejes contener el placer hasta el acto represor y de última voluntad asimilable a la muerte seca y fría del “sí quiero, amor de mi vida, ahora puede besar a la novia” precedido del patético ritual mega-archi banalizado de placer: la despedida de solteros.
¡Santo Tomas de Aquino! La monogamia es aburrida. Chupamedias de Platón. ¿Y vos, Si vos, Bill Gates, en que pensabas Bill Gates? El Solitario del Windows XP también es un embole.
Todo eso es un embole. Multiplicidad, diversidad, múltiple choice re-masterizado, re-juvenecido, re-avejentado, re-loco. ¡eso eso eso si!
¡Oh no pares Dionisio!
¡Oggi! Oggi Junco, no te vayas todavía, seguí con nosotros, Zeus en un rato se pasa. ¿En que querés que se transforme? Avísame así le digo antes de que caiga.
Oh Dionisio, Dioni, ¡no pares!
¡A vos, Akenaton te lo digo: En esta casa todos hablamos, nadie se calla!
Pero acá, hablamos en serio. Así como no hay lectores ociosos, tampoco hay locutores ociosos como El baby Etchecopar “el ángel de la medianoche”. Bla bla bla bla bla.
Tocadores de discos rayados, ¡basta!
Acá se habla y se discute. Se confronta, se lucha, corre sangre. La casa esta abierta las 365 horas del día, los 24 días del año y están todos invitados, vos y tus conos.
Oh, Zeus al fin llegaste, Oggi Junco te espera en la cocina.

La orgia era muy intensa, los golpes en la nariz sobraban. Akenaton insiste con lo poco que le queda:

-Ya van a ver, ya van a ver.
“Dios todo poderoso, creador del cielo y de la tierra” Él sabrá que hacer con ustedes, barbaros, van a desaparecer.
No les voy a responder, no lo amerita. No existen.

La puerta se abre. La luz roja es muy fuerte, ya nada le queda a estos pobres infelices monoteístas, que reciben más y más hormonas. Testosterona, progesterona y estrógenos para todos:

-Uy, Dios todo poderoso, cuidado: ¡Atención! ¡De pie!
“Que el señor este con todos ustedes. Y con tu espíritu. Levanten el corazón, lo tenemos levantado hacia el señor. Demos gracias al Señor, nuestro Dios. Es justo y necesario.”
“Démonos la paz” Demonios de la paz. Devoro la paz. La paz-cualina que se va a comer Dionisio en breve cuando ya no pueda más.
No pares. No pares Dioni
Oh, hermano, he pecado. Los Hermanos Schocklender han pecado. Todos hemos pecado, perdónanos. Nos vamos arrodillar, nos vamos a confesar, nos vamos a comer eso, nos vamos al rincón, nos vamos a la cárcel, nos vamos al recuperatorio, nos vamos al cuarto, nos vamos a la cucha, nos vamos a impugnar una multa al juzgado de paz de Dolores, pero esperen ¿nos vamos a morir?
¿Hasta cuando vivir así?
¿Vos, Borda, sos amigo de Rousseau? ¿Fueron al mismo colegio? ¿Ah no? Bueno, no importa, pero fueron a un colegio, con eso me basta.
A-ro-ro mi niño, ar-ro-ro mi sol, Jo jo jo y feliz navidad.
Papa Noel, vos entendes muy bien el mandato divino “No matarás y amaras a tu prójimo”, verdad? Claro que si, te pregunto ¿Por qué no podemos comer la manzana? ¿No tenes hambre?
¿Por qué no venís con nosotras un ratito a ver si se te pasa? Acá no hay manzanas, pero hay pastafrola, mucha pastafrola y no hay agua bendita meada por nadie. ¡Porque el agua bendita es el pis del obispo que se burla de todos ustedes!
Se burla de la imposición. Se burla de todo. UN MILIGRAMO DE HARINA CON AGUA y ya están todos contentos. Ojo, el vino se lo toma el. No lo comparte.
Acá hay vino de sobra para todos. Soda en la heladera. Mucha sangre en las habitaciones. Papá Noel, venite, seguramente tenes hambre.
Si Dionisio, si, no frenes no frenes.
Oh al fin has llegado Acrisio, ¡unite! ¿o nos vas a encerrar a nosotras también?
¡Libérate! Diversificá, contempla, No te olvides que siempre vamos a tener en nuestra mente a nuestra lluvia de oro para complacernos.
Ahh ohh, Oggi y Zeus ¿ya se fue? Los Schocklender están en la cocina. Me dijeron que vayas.
Ahhhh. ¿Seguís ahí Torre Eiffel?

El final es cantado. No hay respuesta de Akenaton. Las ninfas aún no han acabado. Les queda mucho resto y tienen ganas de seguir sacudiendo, por eso, pronuncian su veredicto:

-Al fin se fue. No soportó tanta energía junta,
¡Tanta magia! ¡Toma Moisés! ¡Touché! ¡A la magia acá no la prohíbe nadie!
El desfile de espantapájaros tiene aguante. Abominaciones, las pelotas.
Oh, Dionisio, no pares, no te detengas… No seas vendedor viagra. Transformate, transformate, transformate. Cambiá de opinión y de posición.
Adiós World Trade Center, no vuelvas, pero si volves, te esperamos con las piernas abiertas.

Charly González (6° Edición)