No se puede ser a la vez embajador y poeta

Carta abierta al embajador de Francia en Japón: 

Distinguido Señor:

Nuestra actividad no tiene de pederástica más que la confusión que introduce en el espíritu de los que no participan en ella.

Poco nos importa la creación. Deseamos, con todas nuestras fuerzas, que las revoluciones, las guerras y las insurrecciones coloniales destruyan esta civilización occidental cuya miseria ustedes defienden hasta en el Oriente, e invocamos esa destrucción como el estado de cosas menos inaceptable para el espíritu.

No hay para nosotros ni equilibrio ni gran arte. Hace ya mucho tiempo que la idea de belleza se ha aplacado. No queda en pie más que una idea moral, a saber, por ejemplo, que no se puede ser a la vez embajador de Francia y poeta.

Aprovechamos esta oportunidad para desolidarizarnos públicamente de todo lo francés en palabras y en actos.  Declaramos que la traición y todo lo que, de una u otra manera, puede perjudicar la seguridad del Estado nos parece mucho más conciliable con la Poesía que la venta de grandes cantidades de tocino por cuenta de una nación de larvas y buitres.

Es un curioso desconocimiento de las facultades propias y de las posibilidades del espíritu lo que hace periódicamente buscar su salvación, a los imbéciles de su especie, en una tradición católica o grecorromana. La salvación, para nosotros, no está en ninguna parte. Consideramos a Rimbaud  un hombre que ha desesperado de salvarse y cuya obra y vida son testimonios de perdición pura.

Catolicismo, clasicismo grecorromano: quédense ustedes con sus devociones infames.

Aprovéchenlas como sea; engorden más, revienten bajo la admiración y el respeto de sus conciudadanos.

Escriban, recen y babeen; nosotros reclamamos el deshonor de haberlos llamado de una vez por todas patéticos y canallas.

París, 1 de julio de 1925

Máxime Alexandre, Louis Aragón, Antonin Artaud, J.-A. Boiffard, Joé Bousquet, André Bretón, Je Carrive, René Crevel, Robert Desnos, Paul Eluard, Max Ernst, T. Fraenkel, Francis Gérard, Eric Haulleville, Michel Leiris, Georges Limbour, Mathias Lübeck, Georges Malkine. André Masson,M Morise, Marcel Noli, Benjamín Péret, Georges Ribemont-Dessaignes. Philippe Soupault, Dé Sunbeam, Roland Tual, Jacques Viot, Roger Vitrac.

Diseño original LTF

Sé el primero en comentar

Deja un comentario