Pasada la medianoche

Pasada la medianoche la ciudad presenta su aspecto habitual si exceptuamos que recorren las aceras en todas direcciones un gran número de ruedas de bicicletas veladas, que van de tres en fondo la del medio erguida sobre su eje mayor mientras las otras dos tienen su centro de gravedad más abajo e inversamente ese silbido peculiar de los relojes cuando la casa está por incendiarse las acompaña no siendo uno de los menores encantos del espectáculo que yo contemplo solitario sentado sobre un montón de adoquines lo que me evita las complicaciones de cortesía.

No se puede juzgar un edificio sin demolerlo. El musgo cabalga las casas.

Jehan Mayoux (Trainoir, 1935)

Traducción: Aldo Pellegrini

Fotografía original: Maxi Postay

Sé el primero en comentar

Deja un comentario