Rizoma. Fragmento.

La mayoría de los libros que citamos son libros que amamos (a veces, por razones secretas o perversas). Poco importa que unos sean muy conocidos, otros poco conocidos y otros olvidados. Sólo quisiéramos citar con amor. No pretendemos constituir una Suma o reconstituir una Memoria, sino más bien proceder por olvido y sustracción, hacer así un rizoma, hacer máquinas sobre todo desmontables, formar medios que dejen un momento sobrevivir ora esto, ora aquello: cuadernos desmenuzables en las sopas. Mejor aún. un libro funcional, pragmático: escojan lo que quieran.

El libro ha dejado de ser un microcosmos, a la manera clásica o a la manera europea. El libro no es una imagen del mundo y menos aún un significante. No es una bella totalidad orgánica, no es tampoco una unidad de sentido. Cuando se le pregunta a Michel Foucault qué es para él un libro, responde: es una caja de herramientas.

Proust, que pasa, sin embargo, por altamente significante, decía que sus libros eran como las gafas: vean si les convienen, si perciben gracias a ellas lo que de otro modo no hubieran podido percibir; si no, dejen mi libro, busquen otros que les vayan mejor.

Nosotros no leemos ni escribimos ya a la antigua usanza. No hay muerte del libro, sino otra manera de leer.

En un libro no hay nada qué comprender, pero si mucho de qué aprovecharse. Nada a interpretar ni a significar, pero mucho a experimentar.

El libro debe formar máquina con alguna cosa, debe ser una pequeña herramienta en un exterior. No representación del mundo, ni mundo como estructura significante. El libro no es árbol-raíz; es pieza de un rizoma, planicie de un rizoma para el lector al que conviene.

Las combinaciones, las permutaciones, las utilizaciones no son nunca interiores al libro, sino que dependen de las conexiones con tal o cual exterior.

Sí, tomen de él lo que quieran.

Nosotros no pretendemos hacer escuela; las capillas, las iglesias, las vanguardias y las retaguardias son aún árboles que tanto en su elevación como en sus caídas ridículas aplastan todo lo que sucede de importancia.

Escribir a n, n-1, escribir por slogans: Hagan rizoma y no raíz, ¡no planten jamás! ¡No siembren, piquen! ¡No sean uno ni múltiple, sean multiplicidades! ¡Hagan la linea y jamás el punto! ¡La velocidad transforma el punto en línea! ¡Sean rápidos, incluso sin cambiar de lugar!

Línea de suerte, línea de cadera, línea de fuga.

¡No susciten un General en ustedes! ¡Hagan mapas y no fotos ni dibujos!

Sed la Pantera rosa y que sus amores sean aún como la avispa y la orquídea, el gato y el babuino

Gilles Deleuze y Félix Guattari (Rizoma, Mil Mesetas, 1980)

Traducción: C. Casillas y V. Navarro

Sé el primero en comentar

Deja un comentario